Skip to main content

Español

The National Immigrant Justice Center (NIJC) applauds today’s ruling by the U.S. Supreme Court that the Trump administration’s termination of the Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) program was unlawful.

This decision grants temporary but palpable relief to hundreds of thousands of people and their loved ones at a time of national uncertainty. The Court recognized that when the Trump administration sought to end the DACA program, it failed to give sufficient attention to the reality that, once established, the program provided an expectation of future stability for DACA recipients, their families, their colleagues, and their communities. The victory is a testament to the courage and strength of the immigrant youth-led movement, whose members have put their lives on the line to fight for stability and security for themselves and their loved ones.

National Immigrant Justice Center (NIJC) Executive Director Mary Meg McCarthy responded to the Court’s ruling with the following statement:

“We are relieved that the Supreme Court has recognized that the manner in which the Trump administration tried to end DACA protection for more than 700,000 members of our community was arbitrary and capricious.

“DACA’s success has shown us the positive impact that immigration policy can have on the social fabric of our society. Congress and numerous presidential administrations have failed to address the reality that millions of people are a part of our communities and families, yet have no opportunity to obtain the legal documentation they need to secure their futures here permanently. Although it was a temporary and imperfect solution, once we removed the fear of deportation and treated this group of young adults more fairly, they were able to make significant contributions to our society: they pursued higher education, started their own families, invested in our economy, purchased homes, and opened businesses. The number of people who are now working on the front lines of our nation’s battle against COVID-19 as nurses, doctors, technicians, scientists, teachers, and first responders — who wouldn’t be able to do so without DACA protections — are the most recent testaments to why all Americans have benefited from this program.

“Notwithstanding the Court’s decision, we urgently need Congress and the administration to develop an immigration policy that upholds human rights and provides a pathway to citizenship for all individuals who have built lives in the U.S. Congress’s failure to create permanent paths to citizenship for DACA recipients or to build on this program in any way has left the parents of DACA recipients, deported U.S. veterans, people who have sought asylum and other people who call the U.S. home in a permanent form of limbo. As the Black community and communities of color across the United States have spoken out in recent weeks against generations of state-sanctioned violence and insecurity, it is clear that we can’t rest until these demands are also addressed through a systemic transformation of the immigration system.”

NIJC will collaborate with partners in the coming days to release updated analysis and guidance to ensure communities and families stay safe. For updates, NIJC's DACA information page.

 


 

NIJC Celebra la Decisión de la Suprema Corte Defendiendo Protección Para Recipientes de DACA

CHICAGO (Junio 18, 2020) — El Centro Nacional de Justicia para el Inmigrante (NIJC, por sus siglas en inglés) aplaude la decisión de hoy por la Suprema Corte de los Estados Unidos que la terminación del programa de Acción Diferida Para los Llegados en Infancia (DACA) por la administración de Trump fue ilegal.

Esta decisión concede alivio temporario pero palpable a cientos de miles de personas y sus queridos en un tiempo de incertidumbre nacional. La Corte reconoció que cuando la administración de Trump busco terminar el programa de DACA, falló en dar suficiente atención a la realidad que, ya establecido, el programa aportaba una expectación de estabilidad a futuro para recipientes de DACA, sus familias, sus colegas, y sus comunidades. Esta victoria es un testamento al valor y la fuerza del movimiento inmigrante liderado por jóvenes, cuyos miembros han puesto sus vidas en la línea para luchar por estabilidad y seguridad para ellos mismos y sus queridos. 

La Directora Ejecutiva de NIJC, Mary Meg McCarthy respondió a la decisión de la Corte con la siguiente declaración: 

“Estamos aliviados que la Suprema Corte ha reconocido que la manera en que la administración de Trump intentó terminar las protecciones de DACA para más de 700,000 miembros de nuestra comunidad fue caprichosa y arbitraria.

"El éxito de DACA nos ha enseñado el impacto positivo que la política de inmigración puede tener en la fábrica social de nuestra sociedad. El Congreso y múltiples administraciones presidenciales han fallado en abordar la realidad que millones de personas son parte de nuestras comunidades y familias y sin embargo no tienen oportunidad de obtener la documentación legal que necesitan para asegurar sus futuros aquí permanentemente. Aunque fue una solución temporaria e imperfecta, cuando les quitamos el miedo de de deportación y tratamos a este grupo de jóvenes justamente, pudieron hacer contribuciones significativas a nuestra sociedad: ellos buscaron educación superior, empezaron sus propias familias, invirtieron en nuestra economía, compraron hogares, y abrieron negocios. El número de personas que ahora están trabajando en la primera línea de la batalla de nuestro país contra COVID-19 como enfermeras, doctores, técnicos, científicos, maestros y primeros respondedores--quienes no podrían hacerlo sin las protecciones de DACA--son los más recientes testamentos a la razón que todos los Americanos han beneficiado de este programa.

“A pesar de la decisión de la Corte, necesitamos urgentemente que el Congreso y la administración desarrollen una política de inmigración que defiende los derechos humanos y provee un camino hacia la ciudadanía para todos los individuos que han construido vidas en los Estados Unidos. El fracaso del Congreso en crear caminos permanentes a ciudadanía para recipientes de DACA o en construir en este programa de cualquier manera ha dejado a los padres de recipientes de daca, veteranos Estadounidenses deportados, personas que solicitan asilo, y otras personas que llaman a los Estados Unidos su hogar en un estado permanente de limbo. Como la comunidad Negra y comunidades de color a lo largo de los Estados Unidos han clamado en las ultimas semanas contra generaciones de violencia e inseguridad sancionada por el estado, se nos hace claro que no podemos descansar hasta que estas demandas también son enfrentadas por una transformación sistémica del sistema de inmigración.” 

NIJC colaborará con socios en los siguientes días para ofrecer análisis actualizado y direcciones para asegurarnos que familias y comunidades se mantienen seguras. Para lo mas reciente, visite aquí.